Los cambios educativos superficiales fracasan: Paso a la colaboración en red (2)

🖋️–Lluís Tarín y Xavier Aragay–

En el post anterior, que era la primera parte de este y que te invitamos a leer, explicábamos por qué la colaboración es clave para los procesos de transformación educativa profunda, y dividíamos nuestras aportaciones en dos aspectos clave al respecto: la comprensión, que desarrollamos en el post anterior, y el acompañamiento, que desarrollaremos a continuación.

2. Acompañamiento

Así pues, en nuestro anterior post presentamos el trabajo que Reimagine Education Lab está realizando en el campo de las redes de centros educativos. Describimos el modelo conceptual que la experiencia y las evidencias de los estudios nos han ayudado a estructurar. Sabemos que, incluso estando de moda, el trabajo en red no es fácil de desarrollar, puesto que exige haber adoptado una cultura de cooperación. De ahí la necesidad que manifiestan los centros educativos de obtener ayuda y acompañamiento especializado para dar este salto.

El proceso de acompañamiento que estamos implementando parte de una premisa fundamental: Las redes deben ser siempre estructuras flexibles de colaboración. (1) Bajo este foco de flexibilidad y colaboración, acompañar la creación y desarrollo de redes educativas se despliega del siguiente modo:

  1. Asegurar las condiciones de viabilidad de la red
  2. Asegurar el factor estructural de la red
  3. Asegurar el factor relacional de la red

Las redes evolucionan a través de distintas fases, (2) y cada fase es un peldaño que conduce al fortalecimiento de la red. Las fases de crecimiento y maduración que estamos observado son las siguientes:

  1. Nacimiento y formación de la red
    Se definen propósitos, objetivos, roles y resultados. Se establecen estructuras y se inician las relaciones entre participantes.
  2. Desarrollo de la red
    Se establecen relaciones de confianza entre los participantes. Se reparten responsabilidades ligadas a los objetivos. El liderazgo distribuido emerge para favorecer la colaboración y la confianza.
  3. Estabilidad de la red
    Se cumplen las tareas y los objetivos asignados y repartidos. Se cumplen los compromisos. Se instala la estabilidad emocional y la confianza mutua. Se afianza la interdependencia positiva. Los participantes dirigen de mutuo acuerdo la red.
  4. Transformación de la red
    Es una situación de declive o incluso desaparición de la red. Algunos miembros abandonan la red dado que los objetivos ya se han cumplido. Otros miembros dejan de encontrar sentido a la actividad de la red. Es el momento de revitalizar la red si se desea su continuidad revisando propósitos, objetivos, estructura y relaciones. Es tiempo de rehacer los compromisos y buscar nuevos significados y horizontes.

Desde nuestra experiencia, la dimensión que tiene mayor impacto en conseguir transformaciones y cambios exitosos en los centros educativos que trabajan en red es el mantenimiento y sustento de la red.(3). Que la red nazca, crezca, aguante y madure, y que no quede estancada en alguna de sus fases de crecimiento, depende, a nuestro entender, de cuatro factores:

  • Disponer de facilitadores externos que acompañen, apoyen, orienten y guíen la constitución de la red y su desarrollo. Al principio esta acción de sustento se vincula con aspectos organizativos y estructurales ligados al propósito de la red. Luego acompañar significa ayudar a centrar la red en transformar y cambiar creencias, mentalidades y prácticas profesionales para conseguir impactos educativos profundos.
  • Instalar en los miembros de la red una actitud de confianza con todos los participantes. Creando las condiciones para tener una mente abierta y una sensibilidad emocional, inteligente.
  • Desarrollar un liderazgo distribuido en la red. De este modo, se instalan procesos de influencia, delegaciones de tareas y de poder orientados a la participación profesional y al compromiso con el aprendizaje.
  • Profundidad en las acciones emprendidas por la red. Profundidad relacionada con el aprendizaje y las prácticas profesionales de enseñanza que se realizan en los centros educativos. La obsesión de la red es estar siempre centrada en los procesos de aprendizaje y enseñanza que se viven en las aulas de los centros educativos.

La colaboración es un proceso esencial para desarrollar el capital social de los miembros de una red. Implica la participación activa y se materializa a través de la generación de conocimiento compartido y el desarrollo de actividades conjuntas.

Bibliografía

1.- Hopkins, D., Stringfield, S., Harris, A., Stoll, L., & Mackay, T. (2014). School and system improvement: A narrative state of-the-art review. School Effectiveness and School Improvement, 25(2).

2.- Popp, J., MacKean,G, Casebeer, A. (2013) Inter organizational networks. A critical review. Washington. IBM.

3.- Rincón-Gallardo, S. y Fullan, M. (2016). Essential features of effective networks in education. Journal of Professional  Capital and Community, 1(1).


#EsHoraDeTransformar

A raíz de estos días de confinamiento, lanzamos un nuevo servicio online: Xavier Aragay y todo el equipo de consult-coaches de Reimagine Education Lab, nos ofrecemos para quien desee resolver dudas y profundizar en el proceso de transformación (cómo pasar de los QUÉ a los CÓMO) pueda hacerlo, individual o institucionalmente, mediante videoconferencia. Si lo deseáis, contactad con hola [ @ ] riedulab.net y quedamos. ¡Estaremos encantados!

Share your thoughts

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.