Para transformar la educación, primero ¡párate!

El mundo educativo, (escuelas, universidades e Instituciones educativas de todo tipo) está siempre en constante movimiento. El profesorado tendemos a ser “activistas”, es decir, nos gusta que la escuela esté siempre llena de actividades de todo tipo (que mantenemos como podemos en las circunstancias actuales de pandemia). Pero a menudo también estamos cansados. Muy cansados. Tanto individualmente como colectivamente, y también a nivel estructural.

Y por este motivo es vital que te pares. Sí, ahora, en medio del curso escolar, en medio de las clases, los talleres, actividades de tu día a día… es imprescindible parar y hacernos preguntas.

Parar nos posibilita ponernos en un estado mental e interior diferente, nos ayuda a tomar perspectiva. Nos invita a mirar a nuestro alrededor, a ver a todos los que se mueven, y preguntarnos si realmente es necesaria tanta actividad. Si realmente nos ayuda. Preguntarnos qué impacto o vivencia ha suscitado en el alumnado la última actividad que hemos organizado. ¿El sentido final de esa actividad estaba alineado con el proyecto educativo de nuestro centro? ¿O formaba parte de la inercia que venimos arrastrando?

Y si queremos ir un poco más allá para poder transformar y reimaginar la educación, cabe preguntarse: ¿en este día a día repleto de actividades y cansancio se puede plantear algo más que no sea una nueva actividad para el próximo trimestre o curso? Si de verdad queremos transformar, cambiar, reimaginar el proceso de enseñanza y aprendizaje que realizamos en nuestras organizaciones educativas necesitamos parar. Y mirar. Y reflexionar. A fondo y sin excusas.

Si quieres profundizar sobre este tema, te cuento más en el primer capítulo del libro Reimaginando la educación. 21 claves para transformar la escuela.

Share your thoughts

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.