Fuerzas y limitaciones del cambio educativo

La educación es la mejor herramienta para cambiar el mundo, y debe transformarse. Hay cambios necesarios, inevitables, y nuestro sistema educativo, tal como lo conocemos, reclama que todos y cada uno de los actores que forman parte de la comunidad educativa unamos fuerzas, soñemos y trabajemos colectivamente para alcanzar el horizonte de cambio. La crisis del coronavirus no ha hecho más que recordárnoslo.

Sí, la educación debe reimaginarse. Debe repensarse, deconstruirse y volver a combinar los elementos que la conforman de otra manera, lo cual, además de muy complejo, es un desafío que requiere conexión interna, convicción personal, cierto grado de audacia, saber adónde queremos ir y liderazgo colectivo. La escuela, la universidad, son personas. Personas que hacen cosas (muchas cosas) con otras personas y para las personas. Y solamente la persona, cada una de ellas, puede decidir realizar un cambio educativo. Y solo si lo decide en su interior, si sueña y se arriesga a dar el salto.

Y precisamente en el interior de las personas, y sobre todo en el interior de los equipos directivos, reside la principal fuerza y también la limitación más importante para realizar el cambio. La fuerza para el cambio reside en la conexión entre la vocación y la mirada dirigida a la persona y al futuro. La limitación radica en los marcos mentales desajustados respecto al movimiento que vivimos y al futuro que adivinamos. Las creencias limitantes y no contrastadas; las inercias y costumbres producto de años de actividad; los miedos, individuales y colectivos; la dependencia de la administración educativa y la poca confianza en los propios educadores y equipos; los comportamientos seguidistas… he aquí los principales frenos que retardan el avance.

Si quieres profundizar sobre estas fuerzas y limitaciones, lo desarrollo en profundidad en el libro Reimaginando la educación, 21 claves para transformar la escuela; y también lo iré desarrollando más en próximos posts.

Share your thoughts

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.